Mis Dios@s del Crepúsculo... ¡GRACIAS!

martes, 25 de febrero de 2014

INOLVIDABLE


*****************************
***************************
Capítulo 48: Lo más bonito de mi vida.
Edward pov.
Sin duda, era la mujer más hermosa de todas…
No podía apartar la mirada de sus suaves hombros, de su delicada espalda, de su sexy trasero…
Y pensar en lo que pasó anoche, me ponía la piel de gallina.
¿Cuándo se dará cuenta que es realmente atractiva para todos? ¿Qué es la mujer más caliente que podría haber visto jamás?
Y lo peor de todo esto era cuando mi autocontrol estaba al límite… eso solía pasar por las noches, cuando dormíamos… más bien cuando ella dormía y yo la vigilaba como un auténtico enfermo.
No sé las innumerables duchas de agua helada que me había tenido que dar, en las últimas semanas, para que mi excitación bajara. Pero la realidad era que, su trasero restregándose, inconscientemente, sobre mi pobre “eddie” mientras dormía, no ayudaba en lo más mínimo.
De nuevo, pensé, inconscientemente, en sus gruesas lágrimas que se derramaban por su hermoso rostro y en su mirada desolada diciéndome que sentía que la iba a dejar en cualquier momento…
Se me puso el bello de punta con tan sólo pensarlo.
Joder… si mi vida sin ella no tendría ningún sentido. 
-Tío- Emmett me sacó de mis pensamientos- Voy al baño- le miré ceñudo.
-¿Para…?- sabía perfectamente lo que haría con Rose en un baño encerrado…
-Para… ¿mear?- me dijo negando divertido- Eddie… vas a ser papá en breve, asienta la cabeza, hombre- me golpeó “suavemente” en la espalda y se levantó con su sonrisa de niño, enseñando los hoyuelos.
Rodé los ojos.
Éste no cambiaría nunca.
-Baila conmigo, mi vida- me tendió la mano mi madre y le sonreí torcidamente- Oh, querido, te pareces tanto a tu padre con tu edad…- me sonrió maternalmente y me besó en la mejilla antes de tirar de mí y llegar a la pista de baile.
-Seguro que yo soy más guapo, mamá- le dije con una sonrisa socarrona y ella soltó una carcajada preciosa.
-Sí, pero no se lo digas a tu padre- solté una carcajada y comenzamos a bailar.
La verdad que me alegraba de que mi padre me hubiera enseñado a bailar tan bien, ahora podría bailar casi cualquier cosa con elegancia.
-¿Qué tal Bella?- me preguntó de repente y la miré a los ojos.
-Hermosa- le dije a boca llena y mi madre sonrió ampliamente.
-Esa mirada de amor sí que es igualita a la de tu padre- admitió con una risilla y yo asentí complacido- Tenéis tanta suerte, mi niño, os veo tan felices que me entran ganas de tener veinte años menos…- le besé en la frente con ternura y seguí mi paso.
-Bueno… ahora podréis disfrutar de vuestro nieto en dos semanas, mamá, así que recordarás bastante cuando nos tuviste- ella asintió sonriente.
-Y que lo digas…- la canción terminó y besé a mi madre en la mejilla antes de entregársela a mi padre.
-Cuidado con la mujer más bella de todas, muchacho- dijo mi padre con esa sonrisilla socarrona, tan igual a la mía.
Sonreí ampliamente.
-Faltaría más, cuídala, se merece lo mejor- le guiñé un ojo a mi madre y éste se ruborizó con una sonrisa.
Fui a sentarme a nuestra mesa y me extrañó no ver a Bella ya de vuelta.
-Tu mujer está hermosa, cariño- Al me abrazó desde atrás y enrolló sus pequeños brazos en mi cuello.
-Lo es- coincidí con ella y le besé en ambas manos- ¿Dónde está mi pequeña brujilla?- Al soltó una carcajada contagiosa.
-Está con su nueva tía Leah, enseñándosela a sus amigas- me besó en el tope de la cabeza y se sentó a mi lado- No quiero que te asustes…- mi cuerpo, involuntariamente, se puso rígido y la miré directamente a los ojos, ésos tan iguales a los míos.
Cada vez que Alice decía esa frase, pasaba algo y la mayoría de las veces, era horrible.
-¿Qué pasa Alice?- le dije alarmado, conociendo tan bien el sexto sentido tan raro que tenía mi hermana.
-Presiento algo muy feo…- suspiró y me cogió ambas manos.
-¿Y por qué me lo dices a mí? ¿Tiene algo que ver con Bella o con el bebé?- ella cerró los ojos brevemente y los volvió a abrir, pero ésta vez tenían un brillo de tristeza.
-No sé por qué te digo esto… es una tontería- intentó irse, pero se lo impedí.
-No, Alice, dímelo- clavé aún más mi mirada en la suya.
-No lo sé exactamente, Edward, pero sí, tiene que ver con Bella…- cerré los ojos y los volví a abrir al cabo de los segundos- Por cierto… ¿dónde está?
La busqué involuntariamente con la mirada por toda la carpa y no la vi en ningún lugar.
-Ha ido con Rose al baño- fruncí el ceño y pensé que ya deberían haber vuelto hacía un rato- Ya debería estar aquí.
Alice se levantó y yo hice lo mismo que ella en un nanosegundo.
En ese momento, llegaron Rose y Em, muy acaramelados y riéndose a carcajadas.
-Chicos- les llamé reuniendo toda la paciencia que podía reunir en ese momento- ¿Dónde está Bella?- los dos pararon de reír y me miraron seriamente.
-Emmett nos encontró de camino y lo acompañé al baño- dijo Rose a modo de explicación y su cara palideció- Y Bella venía para acá- fruncí el ceño y mis puños se apretaron fuertemente, tanto, que temía que me partiese los nudillos.
-Oh, Dios mío…- murmuró Alice y miró a todas partes.
-¿No ha llegado aún?- la voz de Emmett era seria, esa a la que nunca le veías, a excepción de momentos de verdadera gravedad.
-¿La ves aquí?- me estaba empezando a desesperar y lo estaba pagando con quien menos culpa tenía- Perdona, tío…- le dije arrepintiéndome al instante de mi tono.
-No te preocupes- mi hermano se separó de su esposa y me palmeó la espalda- La encontraremos.
Ahí mi mundo cayó a mis pies y comencé a moverme como un puto psicópata.
-Yo iré contigo- intervino Emmett a mis espaldas- Al, avisa a todos y que busquen por todas partes.
Nos encaminamos a la dirección de los baños y cuando salimos de la carpa, algo brillante llamó mi atención.
Me paré en seco y me agaché para cogerlo.
-Es el pendiente de Bella…- cerré los ojos, conteniendo las enormes ganas de llorar que tenía en este momento.
Esto no pintaba bien y estaba seguro que era toda mi maldita culpa.
JODER.
-Eh, tío, tranquilo, no te martirices- Emmett me ayudó a levantarme y nos dirigimos hacia los baños.
Buscamos por todos y cada uno de los rincones de la enorme finca, con el gerente al cargo, y no encontramos nada referente a Bella.
-¿Están seguros de que no se ha ido de la fiesta?- preguntó el gilipollas estirado, lo fulminé con la mirada.
-¿Cree que mi mujer de ocho meses y medio de gestación puede irse sola de aquí?- le escupí en la cara y él negó enfáticamente.
-¿Qué hay en los alrededores?- intervino Emmett viendo mi cara de asesino en serie.
-Detrás de la finca hay un bosque enorme- no sé por qué, pero me vino una sola persona a la cabeza.
Tanya.
¿Podría ser capaz? ¿Podría atreverse si quiera?
¿Todavía debería haber pasado más para que te des cuenta que es capaz de todo? Me gritó la voz de mi maldita conciencia y supe que tenía razón.
-Emmett, vamos al bosque- le dije inmediatamente, dejando al engominado ahí parado.
Corrí, corrí y corrí como si mi vida dependiera de ello y escuché la voz de Jake a lo lejos.
-¡SOCORRO! ¡SOCORRO!- gritaba desesperado y a este punto, lo veía todo rojo.
Corrí, dejando atrás a Emmett, y llegué al sitio dónde provenía la voz.
La imagen más horrible y demoniaca se plantó antes mis ojos…
Bella estaba con los ojos cerrados, con las lágrimas surcando sus sonrosadas mejillas, dejando un reguero hasta su cuello de cisne. Su boca estaba entre abierta y sus manos cogían su vientre con fuerza y determinación.
Bajé más mi mirada y pude ver cómo su vestido estaba empapado desde su cintura hasta sus pies.
Y eso sólo podía significar una cosa.
-¡EDWARD!- me gritó Jake y parpadeé rápidamente antes de acercarme a ella.
-¿Qué ha pasado?- le dije sin apenas voz y puse dos dedos en el interior de su muñeca, tomándole el pulso.
-Se ha desmayado y creo que ha roto aguas…- dijo el pobre chico y yo la cogí en brazos, agradeciendo a Jake con la mirada- Una mujer morena estaba con ella…- Jake señaló a un cuerpo tirado en el suelo, el cual no me había percatado hasta ahora.
Era Tanya.
La mujer por la que más arcadas y odio sentía en este momento.
Y me juré en ese momento que si algo les llegara a pasar a las dos personas más importantes de mi vida, mataría a Tanya con mis propias manos.
-Jake, es Tanya, mi ex, te lo explicaré cuando tenga tiempo- él asintió- No dejes que se vaya y por favor, llama a la policía.
-Claro que sí, joder…
Me encaminé rápidamente hacia dónde estaba Emmett.
-¡PAPA, AQUÍ!- gritó Emmett y lo que pasó a continuación fue un maldito caos.
Corrí con Bella en mis brazos y mi padre y toda la familia llegaron cuando salí del bosque.
-¿¡QUÉ HA PASADO!?
-¿BELLA?
-¿¡HA ROTO AGUAS!? HAY DIOS MÍO…- mi madre se había percatado de lleno.
-¡JODER!- grité exasperado y en ese momento sentí que Bella se removía.
-¿Ed… Edward?- parpadeó rápidamente y sus ojos se encontraron con los míos.
-Mi vida- sonreí por primera vez antes de que este caos comenzara y le besé en la frente.
-Oh, dios mío, Edward, he roto aguas…- intentó moverse, pero se lo impedí.
-Lo sé, preciosa, lo sé- la tranquilicé.
-Carliste, el coche está listo- intervino Jazz y me giré en su dirección y me encaminé hacia la entrada de la finca.
-Vamos, hijo, no hay tiempo que perder- mi padre tocó la frente de Bella y le sonrió.
Llegamos al Mercedes de mi padre en un minuto y dejé a Bella, con mucho cuidado, tumbada en los asientos traseros y yo me senté en el hueco libre, poniendo su cabeza en mis muslos.
Emmett se metió en el asiento del copiloto y mi padre arrancó casi con violencia y pronto nos incorporamos a la autopista.
-No dejes que le pase nada, Edward, por favor- varias lágrimas comenzaron a derramarse por el rostro de mi mujer y mi alma se rompió en dos.
-Ni a ti ni a nuestro bebé os pasará nada, mi vida- le besé en la frente y su cuerpo se sacudió de dolor.
-Oh, ¡mierda!- rugió con sus ojos cerrados y supe que era una contracción.
-Bella, respira hondo- hice lo mismo que les enseñaban en sus clases de pre parto y lo que tantas veces había tenido que hacer para ayudar a nacer a tantos niños.
-Hola, aquí el Doctor Cullen, director del Hospital de Manhattan- mi padre estaba hablando por el manos libres- Necesito que tengan lista una camilla y un paritorio en cinco minutos- ¿cinco minutos? ¿Enserio íbamos a llegar en cinco minutos? Mi padre me miró con el espejo retrovisor y asintió como leyéndome el pensamiento.
-Por supuesto, Doctor Cullen- creo que era Sarah- Ya está listo, no se preocupe.
-¡JODER!- Bella me cogió la mano y la apretó tan fuerte que ni siquiera sentía el bombear de la sangre en ella.
 Le besé en la frente y luego en los labios.
-Tranquila, mi vida, ya queda poco…- ella asintió y respiró profundo.
Expiró e inspiró repetidas veces.
-Tiene contracciones cada minuto y medio, estará aquí pronto- dijo mi padre y levanté la mirada- Eso es bueno- asentí sabiendo el punto y dirigí mi mirada al cuenta kilómetros.
Vale, doscientos cincuenta kilómetros por hora…
Me importaba un carajo la velocidad, las posibles multas y todo en general.
Sólo quería que mi mujer y mi hijo no corrieran ningún peligro.
Dicho y hecho, en cinco minutos llegamos a la puerta de Urgencias.
Bella pov.
Esto dolía como el propio infierno.
Parecía que tenía la regla y tenía un jodido dolor de ovarios multiplicado por quinientos mil. Y lo peor era, que como bien había dicho Carliste, lo estaba soportando cada minuto y medio.
-Te amo- susurró Edward antes de sacarme del coche y tumbarme en la camilla que me esperaba junto con cinco médicos, entre ellos, pude distinguir la melena de Carmen.
-Vamos, preciosa, que pronto verás su carita- la pobre mujer me quitó el sudor que tenía en la frente y me acarició la mejilla.
La camilla comenzó a moverse rápidamente y con ella, todos los médicos de su alrededor.
Ni Edward Ni Carliste dejaron de apretarme las manos, uno a cada lado de la camilla, mientras nos adentrábamos en el hospital.
-Carliste, está todo preparado, el anestesista está esperando en el paritorio- le dijo un médico a mi suegro y éste asintió.
-Chicos, vamos a ayudar a nacer a mi nieto- mi suegro me sonrió tiernamente y me besó en la frente cuando entramos en el ascensor.
-Agg- grité doblándome de dolor nuevamente.
J O D E R.
Si hubiera sabido que esto dolía tanto, le hubiera cortado el miembro a mi querido esposo.
-Tranquila, pequeña- susurró Edward acariciando mi mano, indicándome que no fluía sangre en la suya por mi agarre. La solté de inmediato y su sonrisa se amplió- Inspira, expira- le hice caso- Así.
Sus esmeraldas no dejaron mis ojos en ningún momento, mirándome tan intensamente que nada más importaba alrededor. Éramos, él, nuestro bebé y yo.
Sentí que el ascensor se paró, indicándonos que habíamos llegado a nuestra planta y de nuevo, una carrera hasta llegar al paritorio.
En este momento, sólo podía concentrarme en mi bebé. Miré hacia mi abultadísimo vientre y un olor a desinfectante y alcohol llenó mis fosas nasales.
Edward me soltó y lo miré horrorizada.
-No me dejes- musité con un miedo. El mismo miedo que sentí cuando el hijo de puta de Thomson dijo que mi hijo estaba deforme.
Varias lágrimas se escaparon, casi sin permiso, de mis ojos.
-No voy a ninguna parte, mi vida, voy a ponerme la bata- me aclaró con una sonrisa antes de agachar su cabeza y besarme en la frente- Me haces el hombre más feliz de todos, princesa- sus tiernas palabras provocaron más lágrimas por mi parte y sonreí sin poder evitarlo.
-Te amo- susurré antes de sentir que me movían y con una facilidad increíble, me pusieron en la camilla del paritorio.
Me rajaron el vestido y automáticamente, me pusieron la típica bata de hospital, mi ropa interior también había desaparecido en un santiamén. Yo sólo podía buscar a Edward.
-¿Edward?- lo llamé y otra contracción se clavó en mi cuerpo como una condenada.
Grité desesperada.
-Estoy aquí, mi amor- me quitó el flequillo que se había pegado en mi frente y me la besó antes de acariciarme las mejillas, con ternura, quitando el reguero de lágrimas. Agarró mi mano justamente como la tenía hacía tan sólo unos segundos y cerré los ojos del dolor desgarrador que estaba soportando.
-TE JURO, EDWARD CULLEN, QUE COMO ME DEJES OTRA VEZ EMBARAZADA, ¡TE LA CORTO!- rugí fuera de sí abriendo los ojos de golpe y él palideció.
-Vamos, joder, que ha roto aguas hace veinte minutos y ya sabéis lo que pasa- declaró Carliste y no pude evitar mirarle.
-¿Qué pasa?- otra contracción me dobló de dolor y rugí como si estuvieran cortándome por la mitad- ¡DIOS!- cerré los ojos y no sentí que me habían puesto el gotero hasta que un cable impidió que mi mano fuera al otro extremo de mi vientre.
-Epidural- dijo Edward tajantemente y yo lo miré horrorizada.
Otra vez no, joder, ahora no. La misma discusión no.
Otra contracción.
-Vamos, incorporadla- dijo el que supuse era el anestesista.
-¡QUE NO QUIERO EPIDURAL NI LECHES!- grité desesperada y de nuevo, otra contracción.
Ahora me arrepentía de lo que acababa de decir.
El dolor era desgarrador e iba aumentando considerablemente en segundos…
No podía imaginar algo con qué compararlo.
-Vale, sin epidural…- intervino mi suegro poniéndose unos guantes de látex y poniéndose al lado de Carmen, o eso creía.
-Tiene diez centímetros de dilatación- dijo Carmen, verificando mi pregunta no formulada y de nuevo, otra contracción hizo que ahogara un gemido de dolor, apretando mi espalda contra la camilla más fuertemente, sintiendo un fuego en mi bajo vientre- Está lista- concordó y Edward me cogió la cara para que lo mirase sólo a él.
-Cariño- me sonrió tranquilizadoramente- Ahora vas a empezar a empujar, ¿vale?- asentí y una lágrima se escapó involuntariamente de mi ojo izquierdo- Tú puedes, mi vida, vamos a conocer a nuestro hijo- me besó en la punta de la nariz y supe que éste era mi momento.
-Vale- susurré y empujé con todas mis fuerzas.
Sentí cómo mi hijo resbalaba un poco de donde estaba encajado anteriormente. Me quedé bloqueada momentáneamente por cómo el cuerpo humano podía adaptarse a este gran cambio… al nacimiento de un hijo.
Sonreí, a pesar del enorme cansancio que se acumulaba en mi cuerpo y el dolor indescifrable que sentía en todo mi ser.
-Así, es, mi niña, sigue- me incitó Carmen y empujé de nuevo, apretando la mano de Edward con más fuerza que antes. Cayendo en la camilla nuevamente, completamente exhausta y cansada.
Edward me limpió la frente de sudor y luego me besó la mejilla.
-Tú puedes, princesa- susurró y abrí los ojos con fuerza antes de mirarle.
Sus ojos tenían ese brillo especial que le había visto cuando le dije “si, quiero”, ese brillo cuando le dije “estoy embarazada”, pero tenía un matiz diferente. Ese matiz que le había visto a mi padre tantísimas veces cuando me sentaba en su regazo y le contaba cómo me había ido el cole, ese mismo matiz que veía en Carliste cuando observaba, maravillado, a sus tres hijos.
Sí, la mirada de un auténtico padre.
Volví a sonreír, pero esta vez con cansancio.
-Bella, cariño, ya vemos su cabecita- dijo Carliste emocionado, para que no me rindiera, pero yo sólo tenía ojos para Edward.
-Hermosa, eres fuerte, vamos, otro empujón más- me susurró Edward mientras posaba su mano en mi antebrazo.
Y eso fue lo único que me bastó para forzar a mi cuerpo a que hiciera un poco más de esfuerzo. Apreté aún más y mi cuerpo cayó lacio en la camilla, ya no podía más…
-¡Vamos, preciosa!- Edward medio gritó alentándome a que siguiera y yo abrí mis cansados ojos y muchas lágrimas cayeron por mis mejillas.
-No puedo más- cerré mis ojos, totalmente agotada.
No podía… había llegado más que al límite de mis fuerzas.
-No puede respirar… tiene el cordón umbilical alrededor de su cuello…- abrí los ojos de golpe al escuchar la voz de Carliste y saqué las fuerzas de dónde nos las tenía y me incorporé con un dolor horrible en mi pelvis.
-¡ANESTESIA!- rugió Edward y vi por el rabillo del ojo, que el mismo hombre de antes me inyectaba un líquido blanco y viscoso en la vía que tenía abierta en mi mano.
-¡Sácalo, Carliste, no dejes que se asfixie!- grité a todo pulmón, con gruesas lágrimas rodando por mis mejillas, antes de sentirme atontada.
-Hay que sacarlo ya- murmuró Carmen y Carliste se puso en su lugar, entre mis piernas y pidió un bisturí.
Ni siquiera con eso, pude dormirme.
-Bella, ¿cómo te encuentras?- Edward estaba muy preocupado, bastante.
-Atontada…- cerré los ojos y volví a abrirlos rápidamente cuando sentí algo líquido y caliente caer por debajo de mi trasero.
¿Sangre? ¿De dónde?
¿Acaso era de mi bebé?
¡SE ESTABA ASFIXIANDO!
-POR DIOS, SACAD AL BEBÉ YA, ME IMPORTA UN CARAJO SI ME DUELE O NO, ¡SÁCALO, YA, CARLISTE!- grité como nunca lo había hecho en mi vida, desgarrándome la garganta e incorporándome en la camilla envalentonada.
Me daba igual sentir más dolor, tenía que nacer mi hijo y tenía que nacer ya.
-¿Cuánta anestesia le has puesto?- preguntó Carliste, pero yo estaba tan absorta en los ojos de mi marido que ni siquiera escuché la respuesta.
La mirada de Edward estaba muy preocupada, pero él intentó sonreírme para tranquilizarme, haciendo que su preciosa boca se tornara en una mueca.
-Debería haberla dormido ya- dijo Edward sin dejar de mirarme.
Y en ese momento sentí algo que se removía en mi interior. Como si algo estuviera dando vueltas lentamente.
-Estoy consiguiendo quitarle el cordón umbilical del cuello- dijo Carliste orgulloso y a los pocos segundos, sentí como algo se resbalaba de mi interior y me quedaba completamente vacía.
El sonido más precioso de todos, inundó toda la sala.
El llanto fuerte y poderoso de mi bebé, de mi hijo. De nuestro hijo.
Lloré y caí agotada en la camilla, con el sudor corriéndome hacia abajo y mi mirada se inyectó más profundamente en la de Edward por enésima vez.
-Lo has conseguido, princesa- me besó en los labios y juro por Dios que se sintió como en el cielo.
Sonreí ampliamente por primera vez desde que toda esta locura se desató y busqué a mi bebé, inquita y nerviosa, e inmediatamente, vi cómo Carliste se lo entregaba a Edward, envuelto en una mantita y se giró hacia mí.
-¡ES UN NIÑO!- gritó con los ojos más brillantes que jamás le había visto en la vida- ¡NUESTRO NIÑO!- gritó una vez más antes de besarle en toda la carita, consiguiendo que nuestro hijo se calmara casi al instante.
Sonreí como si fuera mi última sonrisa y me lo puso en el pecho rápidamente.
La carita más pequeñita y hermosa que jamás podría haber visto, se puso cerca de la mía.
-Mi niño- susurré emocionada con miles de lágrimas recorriendo mi rostro y le besé en el tope de su cabecita, lo que provocó que abriera sus ojitos.
Estaba manchado de sangre y de una sustancia viscosa, que supuse sería los restos de la placenta y demás, pero aun así era un angelito hermoso, tierno y dulce.
Sus ojos eran del mismo color que los de Edward, tan verdes como las esmeraldas y las pestañas, espesas y larguísimas. Su pelito era una suave pelusilla de color bronce, pero sin duda, su boquita y su nariz eran como la mía.
Su carita estaba un poquito morada por el esfuerzo y le besé en toda la carita sin poder evitarlo.
Mi hijo.
Mi niño.
Mi bebé.
El bebé más hermoso de todo el mundo.
-Mi hijo…- Edward estaba muy emocionado, tanto que sentí sus lágrimas caer por mi cuello cuando nos abrazó a ambos- Os amo- susurró con voz ahogada y sonreí ampliamente con más lágrimas en mis ojos- Gracias por entrar en mi vida, preciosa- susurró en mi oído, sintiendo sus fuertes brazos alrededor nuestra- Gracias por darnos a esta personita, que sin duda, querré más que a mi propia vida- más lágrimas cayeron incontroladas por mi rostro y con mi brazo libre, acaricié el suave cabello de su nuca.
-Gracias a ti por hacer esto posible, Edward, me haces sentir completa y la mujer más feliz que pueda existir en la tierra…- me besó en el cuello y dejó su cabeza ahí, rozando con sus labios el tope de la cabecita de nuestro bebé.
-Es precioso- pude escuchar a Carmen- ¡Y UN NIÑO TÍMIDO!- todos soltamos una pequeña carcajada al entender el punto de Carmen.
-El nieto más guapo de todos- ahora Carliste, con voz muy emocionada también- Es precioso, papás- nos dijo con algunas lágrimas cayéndoles por su rostro y me acarició la mejilla- Gracias por darme este guapísimo nieto, hija- le sonreí y miré hacia abajo, hacia la carita de mi niño.
-¿Qué pasa, pequeño?- cerró los ojitos y su respiración se acompasó.
Se había quedado dormido y yo también me estaba durmiendo.
Edward se separó lo justo de mí y me besó en los labios con fascinación.
-Gracias por darme la personita más hermosa de todas- me volvió a besar y volvió a repetir con la voz más cargada de ternura que podría existir jamás, y yo comencé a cerrar los ojos. Me pesaban los párpados.
-Gracias a ti por hacerlo realidad- le sonreí débilmente y besé a mi pequeño antes de entregárselo a Edward.
No tenía palabras para describir cómo me sentía en este momento. Le agradecería durante toda mi vida a mi hombre por hacerme la mujer más feliz de todas.
-Dámelo, yo misma me encargaré de bañarlo- fue lo último que escuché por parte de Carmen antes de caer en la inconsciencia.
Estaba en las nubes, pero sobretodo, estaba en paz conmigo misma.
Parecía como si me hubiera quitado un gran peso de encima, es más, me sentía como vacía, como si mi niño nunca hubiera estado dentro de mí.
Deseché ese último pensamiento y su carita se formó delante de mí.
Por Dios, era el bebé más bonito que había visto en mi vida. Y no era porque era mi hijo, ni por amor de madre, era porque era verdad.
Sentí claridad en mis ojos y parpadeé un par de veces, antes de abrirlos por completo.
-Bella…- susurró esa voz aterciopelada de la que estaba completa e incondicionalmente enamorada.
Sonreí como una idiota al instante y vi cómo se acercaba rápidamente.
-¿Y mi niño?- dije desesperada y él soltó una risilla y me besó en los labios antes de sentarse a mi lado.
-Nuestro niño- me aclaró y yo asentí divertida- Pues está llorando porque quiere comer y le hemos tenido que dar medio biberón, él con un cuarto no se ha saciado…- abrí mucho los ojos y me incorporé, provocando que un dolor abrasador en mis partes bajas me parara en seco- Tranquila- me acarició la mano dónde tenía inyectada la vía y me ayudó a que me tumbara de nuevo- Te han puesto ocho puntos, hermosa- me sonrió.
-¿Ocho?- estaba realmente sorprendida- ¿Y cuándo me los han puesto? No he notado nada… ni si quiera cuando Carliste tuvo que rajar mis paredes vaginales- sus ojos se abrieron de golpe.
-¿No has notado nada? ¿ENSERIO?- medió gritó medio susurró.
-No…- susurré frunciendo el ceño y él me acarició la mejilla con mucha suavidad.
-Bueno… en realidad es muy común que pase eso- me aclaró y profundicé más mi mirada en la suya- Estabas más pendiente de que nuestro hijo estuviera bien que en tu propio bienestar, por lo que la subida de adrenalina ha provocado que no sientas nada…- asentí entendiéndolo a la perfección, pero yo quería a mi niño ¡ya!
-Cariño- le llamé cortando la verborrea- Quiero ver a nuestro niño- le sonreí ampliamente y me cogió la cara con ambas manos.
-Por supuesto- me aseguró y pegó su frente a la mía- pero antes tenemos que decidir una cosa importante- volví a fruncir el ceño- Tenemos que ponerle nombre- solté una pequeña risilla, sabiendo que tenía razón.
-Vale… creo que está claro, ¿no?- alzó su perfecta ceja cobre.
-¿Segura?- insistió como tantas veces había hecho en estos últimos meses decidiendo sobre los posibles nombres, ya que no sabíamos el sexo.
-Segurísima, ¿qué mejor nombre que el de su papá?- sonreí de nuevo y él apretó sus labios contra los míos.
Un beso suave, pero insistente y caliente, que me hizo casi olvidar el por qué todavía no tenía a mi niño en mis brazos.
-Mi vida…- le llamé y él se apartó unos centímetros de mí.
-Edward Anthony Cullen Swan…- susurró fascinado- Me encanta.
Me volvió a besar, adentrando su lengua en mi boca y provocando que mis dedos se enrollaran en los pelos de su nuca, atrayéndolo a mí con fuerza y gimiendo casi al instante.






*****************************************************
¿QUÉ OS HA PARECIDO?
CUANDO ESTABA ESCRIBIENDO EL CAPI ME HE IMAGINADO LA CARITA TAN PRECIOSA Y PERFECTA DE NUESTRO "PEQUEÑO" EDWARD, ¿OS HA PASADO LO MISMO? Y CÓMO SE HAN COMPORTADO EN EL PARTO, ¿QUÉ OPINÁIS?
PERDONAD EL RETRASO, PERO HA SIDO IMPOSIBLE SUBIR ANTES ;)
ESPERO, COMO SIEMPRE, VUESTROS MARAVILLOSOS Y ALENTADORES COMENTARIOS.
MILLONES DE BESOS Y ABRAZOS,
ROMIINA DALYN.


6 comentarios:

  1. Vaya fue un parto bien complicado pero lo bueno fue q todo salio bien....sufri mucho los dias q no se publico capi de este fic xq como habia quedado me dejo al borde de la silla.....
    y me dio risa cuando Bella le dijo a Edward q se la iva a cortar xq no queria sufrir x otro parto jaja buesimo!!!!....y q dicha q el bebe esta bien y Bella....ojala Tanya resiva su merecido x mala!!!!
    gracias x el capitulo me gusto mucho Romiina!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. BUENAS, CARIÑO!!
      SÍI, AL FIN NUESTROS CHICOS TIENEN UN RESPIRO!
      SABES? NO LO HE PUESTO, PERO EL PARTO DE BELLA FUE EL MISMO PARTO Q TUVO MI MADRE CUANDO ME DIO A LUZ A MÍ... PENSÉ QUE ESTE FIC ERA LO SUFICIENTEMENTE ESPECIAL PARA HACERLO ASÍ.
      NO ME DES LAS GRACIAS POR EL CAPI, NENA, DE VERDAD Q ME ENCANTA DAROS ESE GUSTO Y SOBRETODO SABER VUESTRA OPINIÓN.
      ¡GRACIAS A TI POR TOMARTE UN TIEMPO PARA HACERME FELIZ!
      MUCHOS BESOS Y ABRAZOS.

      Eliminar
  2. wow!!! me encanto el capitulo me tenias esperando con ansias el capi pero bueno me alegro que todo haya salido bien con bella y el bebe y espero que tanya termine en la carcel por mala y los deje en paz de una vez pero bueno me gustaria saber de cuantos capi quedara el fic? y de nuevo felicitaciones y gracias besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. HOLA, NENA!
      ME ALEGRA MUCHO Q HAYAS ESTADO EXPECTANTE POR EL CAPI, ESO ES SEÑAL DE Q TE GUSTA EL FIC Y ESO ME LLENA DE SATISFACCIÓN :D
      LA VERDAD ES Q YA LES TOCABA TENER UN RESPIRO A ESTOS DOS.
      EL FIC TENDRÁ UNOS TRES CAPÍTULOS MÁS CALCULO YO... MÁS O MENOS, VIDA.
      GRACIAS POR LAS FELICITACIONES, ME SIENTO Q HE ENGORDADO AL MENOS 50 KILOS! JAJAJAJA
      ME LLENA Q OS GUSTE TANTO DE VERDAD, PENSABA Q NO OS ESTABA GUSTANDO AL NO VER VUESTROS COMENTARIOS, PERO BUENO! MÁS VALE TARDE Q NUNCA, GUAPÍSIMA.
      EL LUNES Q VIENE MÁS ;)
      MIL GRACIAS Y MILLONES DE ABRAZOS!

      Eliminar
  3. Hola, guapa!

    Cuánto tiempo sin saber de ti!

    Tengo un nuevo concurso en el club al que perteneces. Te dejo el enlace por si te interesa:

    http://elclubdelasescritoras.blogspot.com.es/2015/01/te-gustaria-conseguir.html

    Saludos y feliz jueves!

    Pd: Si no te interesa participar pero, en cambio, sí quieres ayudarme a promover mi novela, te estaría muy agradecida si lo hiceras!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dulce, cariño, mil perdones por las fechas que son y que yo te conteste ahora... Acabo de ver tu comentario ahora mismo.
      Mi vida ha sido una montaña rusa en el último año... y es que ni siquiera he podido pasar ni por el blog ha hacerle una visita.
      Tú pidiéndome ayuda para promover tu novela y yo mira... sin señales de vida...
      Perdóname, corazón. Claro que estoy encantada de ayudarte en lo que sea, sólo tienes que pedírmelo, pero esta vez te dejo mi email personal, que es diferente al del blog, por eso no he visto tu comentario hasta ahora.
      morenah_xere92@hotmail.com
      Mándame un correo en cuanto puedas.
      Muchos besos y abrazos, y de nuevo, mil perdones.

      Eliminar

Los comentarios son la base inicial que todo escritor necesita para que su inspiración fluya. Tu opinión es muy importante para mí.
Por favor, ¡NO TE VAYAS SIN COMENTAR!